miércoles, 14 de diciembre de 2011

~Nada... Y más Nada~


Bajó la mirada a la tierra,
las lágrimas centelleaban.
Mirando al profundo abismo,
de llanto la noche llenaba.

Increible destino el humano.
Imperiosa la hazaña.
Que aún viéndose completa,
Bajo la tierra acaba

Y suspirando en la noche
los pensamientos le atacan.
¡Qué efimera es la vida!
¡Con qué rapidez  pasa!

Bajo un lecho de sombras
Entre la hierba y la calma,
mientras en polvo se convierten,
sin esperar un mañana.

Y si el cuerpo se pudre,
si se escapa volando el alma…
¿Qué queda de nosotros
cuándo la esencia se acaba?

Nada…. Y más Nada.

lunes, 12 de diciembre de 2011

~~Tú...~~

Tu mirada...
Como un toque de hadas,
se clava en mi mirada,
me quema, me embriaga.

Tu silencio...
Perpetuo encuentro
de sonidos insexitentes
de sentimientos eternos...

Tu sonrisa...
Que como el mar me acaricia.
Se graba en mi mente,
y a soñar me invita...

Tú, en general, y solo tú...
Me haces morir en cada palabra,
que de tu boca exhala,
haciendome  vivir a la vez, enamorada...

~El piano~~

Caricias al oido,
que a un tiempo vagan
volando hacia el que escucha,
bajo las manos de una dama.

Sonido adormecido,
reflejo del que ama.
Caricias y suspiros,
lenguaje del alma.

Pintura de un sentimiento
que en el aire se plasma.
Notas que con mimo.
son de un teclado arrancadas.

 Cuanto mas lento,
mas bello.
Cuanto mas profundo,
mas tierno.

Peuqeños acordes,
que a la melodia acompañan,
que suenan serenos
mientras invitan a la calma.

Un amor verdadero,
un suspiro con gracia.
El piano y su melodía,
bajo la luna, o al alba...


sábado, 10 de diciembre de 2011

L.S.H.

La niña se enamoró de una estrella...
Lejana, incandescente, inalcanzable.
La quiere a su lado, con ella...
Mas que es imposible, sabe.

La niña de la estrella se aleja,
Llora, rie, la mira...
y aun sabiendo que jamas dejara de amarla
su camino hacia otro lado vira.

La estrella desde el cielo le reclama,
que no se siente querida.
¿Cómo puedo quererte, estrellita mia,
si vives en la lejanía...?

La niña llora en silencio...
Tantas cosas le diria...
Pero lo ve tan imposible...
¿Que, por ella, no daria?

Estrellitas como esas, solo hay una
que en el cielo vigila,
y en el alma de esa niña vive
aunque tambien viva alli arriba.